viernes, enero 31, 2020

Duérmete


Duérmete sobre mis alas, encauza mis ahogos;
es necesaria tu palidez en mis ajustados besos.

Son necesarios los lamentos en tu lacónica voz,
en el deseo por el pesado fulgor de tus señales.

A tu piel extendida vuelven mis afinadas ganas.
Vuelve la luna puliendo la lujuria en tus piernas.

A tu bella primavera vuelven los diarios deseos
y el ardor multiplicado en tus espacios inermes.

Duérmete en la pasión que en mi voz te confina
y te reclama sedienta, llena de agitadas poesías.

Duérmete en mis mutismos oscuros y excesivos
vestida de tenue dulzura, recorrida por el amor.

Me es necesaria tu voz quebrándose en el ayer,
quebrándose a la altura de mis sacudidas ganas.

Rolando del Pozo

No hay comentarios:

Publicar un comentario