Tuesday, October 19, 2010

Llegaste

Llegaste en la inocencia de unas manos lastimadas,
en la ligereza de una flor manchada de poesía.
Sabes de los rostros que se repiten en el pasado
y se ausentan en el minuto que sobrevive al llanto.

No estás sola, ni estás lejos. Te llegan los pasos,
las distancias y los engaños de días que se repiten.
Llegaste en el rocío de un tiempo que despertó
tu cintura, las ganas de tus piernas, los silencios.

En nosotros el amor abre puertas, vientos, fuego.
No estás sola en este viaje de ritos y de furias
y levantar los temblores del mundo, no te ausentan.

Llegaste en la luna que mis angustias acechan
y en las sombras que me llevan cojeando a la deriva.
No estas sola y en nosotros el amor se ha enamorado.

Rolando del Pozo