Sunday, August 08, 2010

Tus besos

Tus besos ensayan las señales de la vida en el afán de olvidarlo todo,
en el afán de agitar la realidad que lastima los días, donde te repites.

Tus piernas infranqueables te declaran prohibida e irreverente;
me llenan de sueños en un mar de asombradas y distantes señales.

En todo aquello que te define, tu presencia son las voces del ayer,
son los sucesivos rostros que agitan la malicia de tus poses cerradas.

Tu cielo es la rápida caricia, el leve deseo que está cerca y se aleja.
Tu mirada es la desnuda lluvia que limpia mis voces llenas de versos.

En todo aquello que te refleja, no sabes de límites, ni de tristeza,
no sabes de los bordes de un paisaje encendido en la inmensidad.

Tu deseo es la ira, el dolor, el rebelde costado de tus dones impuros.
Tus caricias son las lanzas, los puñales que descifran mis desazones.

Y no sabes de la voz que habita la ausencia en esta noche de versos.
No sabes de la insistencia en mis alienados e incompletos horizontes.

No sabes que vuelvo en el fulgor de la luna, en vehementes visiones
a pintarte de lo visible e invisible, de lo prohibido, de lo inolvidable.



Rolando del Pozo