Thursday, June 24, 2010

Tal vez

Tal vez hemos hablado demasiado de tus mudos gemidos.
Tienen la forma del perfume que existe en tus revertidos sudores.

Tal vez hemos levantado la noche, irreversiblemente, con tus piernas:

nos mira el tiempo con el color de la dicha y la fatalidad.

Tal vez tus sombras vuelvan a encarnarse en mi dura memoria

y no sean necesarios los perdones, los quebrados reflejos, los adioses.

¿Quién podrá apagar tu desnudez con abundante transparencia?

¿Quién podrá llenarte de milagros los cristales de tu pecho?

Estás ahí, al pie de tus voces, de tus poses, sonrojada y adolorida.

Están tus violentas contorsiones, tu agitada imperfección, tus ángeles.
Está un mundo sin dioses implacables, con cielos llenos de vergüenza.
Estamos los dos, sin indulto posible, multiplicados en un milagro al revés.

Rolando del Pozo