Tuesday, March 31, 2009

Se borran

Se borran las luces en los abismos de tu breve mirada.
No necesitas la claridad en tu raza de inútiles manos.

Escondes la faz de la noche en las esquinas de tu boca.
Sacudes los fulgores del alma en este recurrente viaje.
Vuelves a nacer en una tormenta de desmedidas horas.

Debes seguir repitiéndote en las migraciones del alma,
en el insomnio de una piel acumulando desdichas,
en los jirones de un corazón que borra los crueles años
y los reescribe en las abundantes incertidumbres del futuro.

Hay tanta angustia en tu voz, insistiendo en tus delirios.
Hay tanto dolor en los suspiros de insuficientes sueños.

Vuelves a los colores saqueados en tu revertido cielo;
les debes la sed de tus lágrimas y el duelo de tus muertos.

Y se borran las criaturas que te hurgan tercamente el pecho.
Se borran los propósitos que corroen lentamente tus edades.
Se borran las ansias que sacuden repetidamente tus huesos.

¿De qué le sirven todos tus jadeos a la avaricia de la muerte?

Vuelve el silencio, y se abre otro tiempo en tu breve historia.
Vuelves a nacer casi sin memorias, y esta vez, ya no te importa.


Rolando del Pozo

Saturday, March 21, 2009

Te he reconocido

Te he reconocido en las costumbres,
en la contemplación que guarda tus alegrías,
en las vacilaciones de la noche aconteciendo debajo de mis pies.

Olvidaste atarme donde termina el mundo
y en los espacios que nos pinta la ausencia.

Ahora es tarde para corregir las trampas en las sombras.
Tu belleza me ha marcado con los gritos de un alfabeto simple
y pertenezco al abismo que se abre en tu mirada secreta.

Tú existes en mis temblores, en los extremos de la noche,
en mis vigilias, en los vacíos que siempre ocultan lo inmenso.
Tú vas enumerando las imposibles distancias,
las tentaciones extremas que derramas en la despedida.

Olvidaste reclamar las visiones que se repiten en mis sueños.

Te he reconocido en los rastros del futuro,
en los reflejos que susurran voces y me regresan
a mi pequeña noche, donde conjuro tus presencias.


Rolando del Pozo

Thursday, March 12, 2009

Mis ganas

Mis ganas están hechas con el vértigo de un beso,
con el amor consagrado a las cifras de tus pechos,
con la dulzura que se derrama de tus caderas
y escribe de fuego mi nombre en tus piernas.

Con tus miradas cubro las esquinas de una soledad
tiernamente abierta en la versión más duradera de la vida.
Con caricias que se extienden al ayer lleno los pasos
que te abandonan en el gemido y jamás vuelven.

Con el silencio acuno las melodías que se disuelven
en tus lágrimas y te reclaman fértil, bordada de recuerdos
y llena de la dicha que se estrena en tus labios abiertos.

Mis ganas están hechas de ti y crecen en las fiebres
de una esperanza que aúlla en todos los rincones,
en tus colores mojados, en tu orgasmo que no sabe morir.

Rolando del Pozo