Saturday, October 01, 2016

Tu rostro

Tu rostro arropado de inocencia ha partido en los espejos,
ha partido en un tiempo disfrazado de mutables secretos,
en un porvenir de instantáneos temblores y desolaciones.

Debes alcanzar la infancia en la piel inconstante del mundo.
Debes alcanzar la distancia en las vacilantes olas del tiempo.

Y te aguardan las fisuras del alma en nuestro agotado lecho.
Te aguardan los frívolos gemidos y tu abandonada desnudez.

Debes alcanzar la historia que se repite en las suaves voces,
en las negaciones de la luna, en tus dispersas alucinaciones.

Tus infinitas sombras han partido en sumisos vocabularios,
en tu pálido aliento que detiene mis pasos y dibuja escapes.

Tus miradas han partido en el desvarío con las respuestas,
con voces que han escapado y te devuelven a tus comienzos.

Debes alcanzar los reclamos del sol, los miedos, las huidas.
Debes alcanzar la eternidad, la duración correcta del amor.


Rolando del Pozo

Saturday, October 03, 2015

Es necesario

Es necesario el lamento de mis versos
para que sepas del rumor que diluye palabras,
para que aprecies los gestos de mi soledad.

Es necesario recoger el tiempo lleno de tus gestos
en las sumisas memorias, en las efímeras pausas.

Han sido necesarias las prolongadas noches
que ordeno entre pronunciados recuerdos,
en el sostenido rumor de una sombra.

Han sido necesarias las silentes respuestas a tu pasado,
en mis desoladas manos, en mis despojados cielos.

Y todo se ha llenado de acostumbrados versos,
de ritos que se cumplen en tus piernas
donde la luz, es el repetido comienzo de tu boca.

Todo se ha llenado de innumerables angustias,
de paisajes que auguran nuevos recuerdos.

Es necesario volver a tus comienzos,
al dolor que ahuyenta la muerte,
a la realidad que dispersa contorsiones.

Es necesario reclamarte en lánguidas palabras
para no dejarte ir, para no dejarte desaparecer.



Rolando del Pozo

Wednesday, August 12, 2015

Te escribo

Te escribo debajo de mis delirios, 
te escribo con voces de soledad
que agito como sueños en una noche de brillos.

Yo agito las realidades sedientas de ilusiones,
sedientas de misterios como clavos afilados 
que despiertan un pasado vestido de cenizas.

Yo lloro en la melodía del viento que te esconde,
lloro en los nombres que te llevan vestida de soles.

Yo lloro en el suspiro que se posa en la sombra,
que te desnuda despacio, sin pausas, sin ritmo.

Yo oculto los versos que suelo gritarle al alba,
cuando la vida se posa en tus labios.

Oculto las razones, los discursos, las máscaras
que te descubren en la soledad de la noche.

Te escribo en un cuerpo partido por tus miradas,
te escribo en la inercia de una noche de versos.

Escribo a la viajera que se ha vuelto el viaje.
Escribo al corazón que se ha vuelto mi sangre.

Te escribo y me condena tu voz de golondrina.
Te escribo en el eco de tu amor, que nunca muere.



Rolando del Pozo

Wednesday, June 03, 2015

Se fugan

Se fugan las miradas hacia el demente espejo.
Se fuga el horror de la noche en el dolor de esta vida.

¿Qué haré con este miedo que aúlla a mis delirios?
¿Qué haré con la sonrisa que desnuda la muerte?

Es la hora de huir al vacío que condena mi nombre.
Es la hora de borrar la noche en tus brazos abiertos.

Pero mis labios insisten en gastadas sonrisas y versos
porque ignoran que todo es efímero en tus gemidos.

Nada cambiará en tus besos que insisten en el olvido.
Nada cambiará en la golondrina que borra estaciones.

Es la hora de vivir sin tus ruegos en tu espacio abierto.
Es la hora de una sonrisa sin sombra en mi erección.

Pero tus piernas insisten en mis gastados nombres
porque ignoran mi encierro en tus gastadas alas.

Se fugan las pausas en el enojo de tu desnudez.
Se fugan los delirios y las ganas de volver a nacer.



Rolando del Pozo