Friday, July 16, 2010

No hay puertas

No hay puertas que lleven a la sustancia de tus nostalgias.
No hay salidas que muden el olvido en un mar de memorias.

Vuelves en la lluvia a incrementar tu depósito de gemidos.
Vuelves en la luna, deslumbrada en la claridad de mis sudores.

No estabas lista en tu cuerpo que presagia poses y malestares.
No estabas lista para este mundo de fatales y lentos universos.

Vuelves con tu aporte de voces al tiempo y tu porción de vida.
Vuelves en el vértigo de mirar hacia arriba, intacta en la pasión.

No hay puertas que abran soledades y te cubran de espejismos.
No hay salidas que disuelvan lágrimas en distancias sin tiempo.

Te he visto ensayar la versión más nueva de tus movimientos.
Te he visto volver cubriendo el miedo con las sombras del ayer.

Vuelves dispuesta a llenar de noches tus quebrados lamentos.
Vuelves con tus laxas piernas en la saciedad de un espasmo.

Te he visto convertida en el tiempo donde me resisto a morir.
Convertida en la extraña heroína de arrojadas curvas y versos.



Rolando del Pozo