Saturday, March 27, 2010

No pronunciaré


No pronunciaré los colores evadidos de tu vientre,
ni las voces que llenan las almas de grandes huidas.

No pronunciaré los temblores que sacuden la noche
y llenan de sobresaltos las fantasías de mis sombras.

Tal vez la memoria sepa del dolor de mudas caídas.
Tal vez tus palabras se vuelvan a escribir sin sollozos
y el silencio se vuelva el umbral de nuestras voces.

No pronunciaré lo amado y lo temido en tus pausas,
aunque el tiempo se acomode calmo en mi lengua,
aunque se derramen las sílabas de todas tus quejas
y pasen mis razones a derramarse en tus pupilas.

No pronunciaré las condenas a la altura de tus senos.
No pronunciaré las nostalgias a la altura de tus piernas.

Tal vez mi poesía se vuelva la vida que dispute la muerte.
Tal vez haber vivido sea nombrar tu boca con mi boca.
Tal vez haber amado y odiado sea el rechazo a toda voz.


Rolando del Pozo