Friday, January 22, 2010

Sumisas memorias

Sumisas memorias te conducen a la oscuridad de mis manos.
El relieve de la pasión se escribe en tu piel de castigos y culpas.
Tus grandes saciedades son de un porvenir que mira hacia atrás

A lo largo de estos versos la eternidad es el resplandor de un día
y los besos son bordadas lágrimas en un lecho de sudores.
A lo largo de estos versos hay un deseo invadido por tus ruegos
y el sexo es la medida de tu inocencia, la mitad de tus sonrisas.

¿Cómo saber de que están hechos tus gemidos, tus silencios, tu voz?
¿Cómo acertar con tus días en tu insaciable y pausado universo?
Sumisas memorias juntan los años y escriben la insoluble nostalgia.

Te dividen las noches, te engendran los ardores, te disuelven las ganas.
A lo largo de estos versos se derrama el amor y están los miedos.
Te dividen los orgasmos, te recogen los sudores, te multiplica la luz
y están los versos a lo largo de tus piernas, invitándote a volver.

Rolando del Pozo