miércoles, mayo 10, 2006

Reconozco


Reconozco el amor en la inercia de tus labios,
en la sombra llena de tus lentos pechos,
en tus sosegados ritos gastados y dispersos
que sólo conocen del lugar que nunca habitamos.

Reconozco el olvido que se labra en la distancia,
en el recíproco espejo lleno de tus imágenes
y en el orgullo que renace incierto y es testigo
que debo seguir dibujando sueños con el tiempo.

Reconozco la gloria efímera de tus leves besos,
la sostenida expiación del amor en la esperanza,
la plegaria que es perdón en sostenida ausencia.

Reconozco el nombre que tatuaste en tus piernas,
tus rojos costados y tus brillos en rebeldes poses,
y al amor con su fulgor avivando, tu disperso sexo.

Rolando del Pozo

No hay comentarios:

Publicar un comentario