jueves, mayo 18, 2006

Miro

Miro tu cuerpo en la memoria del mundo,
va borrando las olvidadas fechas,
la lejanía en las sombras,
los juramentos de una vida poco anunciada.

La noche cambia de nombre;
hay más ruido en tus reposadas piernas
y el perdón luce desolado en húmedas voces,
en ardientes e inclinadas primaveras.

Miro al fondo del reclamante vacío;
sus bordes se abren en otras heridas,
en otras culpas, asumiendo las temidas condenas,
las anudadas manos y el turbio lenguaje de tu pecho.

Miro tu vientre que simula mis realidades,
tiene la consigna de estrecharme en sus pausas,
de renovar las trampas, las palabras rotas
y el instante doloroso donde crecen mis ansias.

Rolando del Pozo

No hay comentarios:

Publicar un comentario