Sunday, October 04, 2015

Es necesario

Es necesario el lamento de mis versos
para que sepas del rumor que diluye palabras,
para que aprecies los gestos de mi soledad.

Es necesario recoger el tiempo lleno de tus gestos
en las sumisas memorias, en las efímeras pausas.

Han sido necesarias las prolongadas noches
que ordeno entre pronunciados recuerdos,
en el sostenido rumor de una sombra.

Han sido necesarias las silentes respuestas a tu pasado,
en mis desoladas manos, en mis despojados cielos.

Y todo se ha llenado de acostumbrados versos,
de ritos que se cumplen en tus piernas
donde la luz, es el repetido comienzo de tu boca.

Todo se ha llenado de innumerables angustias,
de paisajes que auguran nuevos recuerdos.

Es necesario volver a tus comienzos,
al dolor que ahuyenta la muerte,
a la realidad que dispersa contorsiones.

Es necesario reclamarte en lánguidas palabras
para no dejarte ir, para no dejarte desaparecer.



Rolando del Pozo

Wednesday, August 12, 2015

Te escribo

Te escribo en mis delirios, en la umbría soledad
que estremezco en una olvidada noche de brillos.

Escribo a las realidades sedientas de esperanzas,
sedientas de misterios que consumen un pasado
vestido de cenizas, vestido de gastadas palabras.

Y lloro en la melodía del viento que te esconde,
lloro los nombres que te llevan vestida de soles.

Qué inútiles los gestos de versos que desnudan,
cuando el suspiro nos asimila ajenos al desvarío.

Qué inútiles los versos que suelo gritarle al alba,
cuando la vida se posa en tus purpúreos labios.

Escribo en la voz que se ha vuelto mi lento viaje.
Escribo a la condena que se ha vuelto mi sangre,
y al amor que corroe mis adentros, desde tu boca.

Rolando del Pozo

Thursday, June 04, 2015

Se fugan


Se fugan las miradas hacia el demente espejo.
Se fuga la malicia de tu boca en un pálido adiós.

¿Qué haré con este miedo que aúlla a mis delirios?
¿Qué haré con los gestos que desnudan la muerte?

Es la hora de huir al vacío que condena mi nombre.
Es la hora de borrar la noche en tus brazos abiertos.

Pero mis labios insisten en gastadas sonrisas y versos
porque ignoran que todo es efímero en tus gemidos.

Nada cambiará en tus besos que insisten en el olvido.
Nada cambiará en la golondrina que borra estaciones.

Es la hora de vivir sin tus ruegos en mi cielo abierto.
Es la hora de tus lentos labios ajustando mi erección.

Pero tus piernas insisten en mis gastados nombres
e ignoran mis encierros en tus ajustados desahogos.

Se fugan las pausas en las angustias de tu desnudez
y se fugan los delirios y las ganas de volver a nacer.

Rolando del Pozo

Sunday, January 25, 2015

En mi voz

En mi voz hay un silencio que tiembla,
hay un rumor partiéndose en pequeñas noches.

En mi vida hay flores breves que no se nombrar,
hay un espejo enorme, que me devora despacio.

En mi amor están tus gestos y tus sudores dispersos,
están tus voces donde descifro tus afligidos recelos.

Dices que no sabes del amor, que no has sufrido mucho,
que no sabes de la visión que te envuelve de memorias.

Reconoces que en tu silencio se avivan las sombras.
Reconoces que hay algo que tiembla en mis letras.

Cúrame de tus rebeliones, de tus poses esquivas.
Cúrame de tu noche con forma de cuchillos afilados.

Lo que me sujetaba a tus piernas, se han vuelto gemidos
y tus visiones se han vuelto silencio de manos y versos.

Dices que no sabes de mis condenas, de mis miedos,
que no sabes de mis delirios ajustados a tus piernas.

Es la hora de borrar tus silencios, de borrar tus formas,
de borrar tus nombres, de contemplar la insolente nada.



Rolando del Pozo