Saturday, August 16, 2014

Has dejado

Has dejado tu cuerpo junto al alba, vestido de lluvia,
rompiéndose en silencios, en la urgencia del rocío.

Has dejado los respiros sudorosos del alma, junto a este poema,
en la violencia de convulsionadas rosas, a los pies del futuro.

Has dejado la miseria, en palabras angustiadas, en rumores
que se esconden en mi garganta para que pare de escribir.

¿Quién dejará de soñar silencios en la brevedad de tus poses?
¿Quién beberá tus flores en la imagen de una puerta cerrada?

Cuídate de la verdad, sus huesos brillan como piedras preciosas.
Cuídate del destino, de lo que no existe en la memoria de mis versos.

Tu sombra salta de horizonte en horizonte, camino del espejo,
en busca de la locura que se vuelve un amor que nadie comenzó.

Tu sombra busca las visiones del mundo, sus dolores y las formas
que se agitan en la brevedad de un verso hasta fundirse en las horas.

¿Quién pagará el tributo a tus silenciosos viajes, a tus gestos?
¿Quién sumará distancias en los rostros débiles de tu memoria?

Has dejado lo que persiste, en las horas rechazadas por mis voces.
Has dejado tu sombra en la pared, para que te recuerde y calle.


Rolando del Pozo