Wednesday, June 03, 2009

Tu rostro

Tu rostro arropado de inocencia ha partido en los espejos.
Debe alcanzar la infancia en un tiempo disfrazado de secretos;
debe alcanzar la distancia en el porvenir y los instantáneos futuros;
debe alcanzar los temblores, las desolaciones: la piel de este mundo.

Pudiera aguardarte en las fisuras del alma.
Pudiera contar los gemidos abandonados en nuestro lecho.
Pudiera nombrarte con tu desnudez y verte más desnuda que nunca
y descubrir la historia que te repite en la eternidad de este día.

Pero encuentro la mitad de tus negaciones, tus dispersas alucinaciones,
tus infinitas sombras donde nacen tus palabras y mueren mis voces.
Encuentro tu pálido aliento que detiene mis pasos y dibuja mis presentes.

Tus miradas han partido en el desvarío, con la respuesta que ignoramos.
Deben alcanzar los reclamos del sol, los miedos, las angustias,
deben alcanzar mis pasados y futuros: la duración exacta de este amor.


Rolando del Pozo

1 comment:

  1. Rolando, que placer volver a leerte. Un poema con el cual en algún momento de nuestras vidas todos creo nos identificamos. Precioso.
    Un abrazo

    ReplyDelete