Saturday, April 25, 2009

La mujer

La mujer de rostro firme vuelve a mi ventana
reclinando su pecho en el morir de la lluvia,
buscando la vida en la piel labrada por el llanto,
simulando una plegaria resignada a morir en besos.

Vuelve desde un mundo de manos inacabadas
asumiendo el tiempo en las alas de un ángel,
repitiendo los sueños en las horas de la casualidad,
descolgando silencios de desencajados adioses.

Su boca encierra el destino de vanas formulas
que dejaron el mundo y se copian en el tiempo.

Su cuerpo es la mitad de la luz, el reverso de la paz,
el acorde impronunciable en los rígidos días.

Vuelve en los rumores de la tarde, insondable,
oscilando en los principios y finales de un orgasmo.



Rolando del Pozo

2 comments:

  1. Que mágica forma de describirnos. Me gustó mucho el poema por lo que dice y lo que deja entrever. Abrazos
    Clarisa

    ReplyDelete
  2. Te seguiré leyendo atentamente.
    Un cordial saludo desde España.
    http://beatrizgiovannaramirez.blogspot.com/

    ReplyDelete