Thursday, April 24, 2008

Se amilanó la ausencia

Se amilanó la ausencia,
sus límites han copulado con la negación del tiempo.
Ausencia de dimensiones encerradas en el silencio,
donde se retrae el destino y el temporal presente.

Se desencajó la soledad,
su presencia es sombra en las ecuaciones de la vida,
en el rígido modelo del ayer
donde la luz encierra lágrimas y
el querer es la inasible alucinación
que sofoca todos los adioses.

Se descolgó la vida,
la amortajan los reversos no calculados,
el impensable infinito en su estertor final
y los desamparados inventarios del amor.

Se liberó la sentencia que arranca
la casualidad del impenetrable azar.
Sentencia que tan sólo es otra orilla
que oscila y abre un círculo, con varios ponientes.

Rolando del Pozo

No comments:

Post a Comment