Wednesday, February 06, 2008

Debo

Debo seguir viviendo hasta que tu vida madure en flores
y tus gemidos se vuelvan la perduración de toda pasión.
Debo seguir tus pausas, la sombra de tus piernas,
las razones extrañas que se acumulan al anochecer
y me invitan, a ser parte de tus dispersos gestos de amor.

Nuestra historia se resume en los temblores de tu pelvis,
en mis manos que tatuaron tu vientre,
en los sudores que saciaron los ritos de despiadada adoración.
Nuestra historia es el distante sacrificio con forma de orgullo
y las formas de un mundo incierto, sin descanso ni condena.

Debo seguir apreciando un tiempo que es siempre primero
en la metamorfosis de tus distantes sueños,
donde no hay castigo ni perdón
y el cielo es a veces infierno.
Debo seguir amando tu derramada humedad;
la entrada a tu saciedad incierta
donde la muerte no tiene ningún valor.

Rolando del Pozo

No comments:

Post a Comment