Wednesday, September 20, 2006

Te descubrí

Te descubrí en los amaneceres recorriendo el rocío de luces,
entonando ilusiones en cascada de vacíos, buscando el verbo.
Te descubrí encogiéndote en el arco iris, para luego renacer
en manchas de firmamento, lágrimas de estrellas y vientos.

Te descubrí gimiendo destino, intangible en un sol sin caras,
sublimando tiempos, rezos y llanto, sudando espacios azules.
Te descubrí de voces y sombras, urdiendo pasados en el alba
de unos besos, en la esperanza inevitable de tu cielo secreto.

Me sumergí en tu vasto nombre; no bastaron lloradas rosas
en el cambiante universo ni siglos de tu voz para traducir
mi ventura en versos de azares y migrar a tu voz de espera.

Simulé la suerte de inmortal sueño, la conjetura de amarte
sin pausas, para descubrir el empeño de tus ojos en el beso,
para descubrir el amor en tu cielo de luz: abismo de espejos.

Rolando del Pozo

No comments:

Post a Comment