Sunday, September 17, 2006

Suele ocurrir

Suele ocurrir que una luz presagia pausas de viento;
lidiar con la fantasía del último silencio es necesario
para esquizoide madrugada en fuga de ilusiones.

El devenir de oraciones pintadas de azul se envuelve
de soledad de dedos y ramas en una mancha de voz;
un ser pidiendo limosna dona sombra de versos.

La soledad de la estulticia se enciende augurando
los pasos de una fantasía agotada que recorro donde
no hay materialidad; el reloj ordena mi oscuridad.

Una pena atada a los ojos alucina voces y sombras
y una imagen susurrando pasados estira mis manos
al vértice de una boca de verbos que no es mi boca.

Se atan los caminos a ensombrecidas caretas y labios
y vuelven las sangres: la vindicta de una voz infinita.
Nace la mañana; sólo Dios tiene sentido en mi locura.

Rolando del Pozo

No comments:

Post a Comment