Wednesday, May 03, 2006

Cáncer

Vuelves vagamente en la sombra abundante de su sentencia,
en la frescura intemporal del ruego, abrumada de ecos y
reflejos, desierta de esperanzas, partida por el diagnóstico
que roba tus pechos y los llena de la oscuridad de la tarde.

Vuelves acordándote de los hijos que supieron del principio
en tus pezones y del cariño de tus brazos. Vuelves más allá
de los años, más cerca del comienzo, a luchar con la memoria
de una ausencia larga en la confusión de un proscrito sueño.

Vuelves incompleta, abrigando rezos, dolores, y lágrimas
en la llanura de lo inesperado. Vuelves confundida en el amor,
en la belleza que sentiste amputada a cambio de permanecer
sujeta a los besos del hijo, a la ilusión del “siempre te amaré”.

Rolando T. del Pozo

No comments:

Post a Comment