Monday, April 03, 2006

El silencio

El silencio no puede vivir sin agotar tus pechos,
sin augurar el aroma de tu desmedida frescura,
sin cambiar tu destino en suavidad de sombras.
Déjame mirar los alcances de tu amor de rocío,

de cielo extraviado, de luz marina, de naturaleza
solar. Mi alma está donde tu vientre se inclina,
algo va dejando en tus suspiros, llenando va de
claveles las estrellas, y de luz, tu mano de versos.

Tus gemidos delatan tu voz de suspenso tiempo,
de angustias, donde sólo yo vivo el presentir de
tus desbocados mares migrando a tu saciedad.

Déjame saborear silencios, el valor de tu noche,
la ignorancia en el amarte despacio, cuando el
penetrarte da sentido a la paz, y revive el alivio.

Rolando del Pozo

No comments:

Post a Comment