Sunday, March 19, 2006

A una ruidosa tarde

A una ruidosa tarde me lleva el silencio de tus pasos,
a los cristales de tus senos que se repiten en mis labios,
y a tu rosa, que desgarra en voces mis silentes cicatrices.
Tal vez no importa tanta memoria despertada en tu voz.

Libre de certezas se escriben mis versos en tu boca
llena de días, de lejanía, de azul permanencia. Oculta
saciedad abre mil puertas de misterio, de signos y luz.
Tal vez importen mil sueños resucitados en palabras.

Un aire de paciencias percibe los aciertos de tu pasión.
Se repite toda ilusión y cada sudor es fantasma del beso
último, del siguiente atardecer encerrado en tu vientre.

A una ruidosa tarde vuelvo, en el sin fin de tus círculos,
repitiéndome en tus gemidos, sin las dádivas de tu calor.
Tal vez sólo importen tu rostro de luz, y nuestro amor.

Rolando del Pozo

No comments:

Post a Comment