Tuesday, March 21, 2006

La noche

La noche abre puertas y una lágrima anuda lamentos
en abandonado cielo sin orígenes; llueven pájaros y
rezarte no devuelve la sombra del obstinado futuro.

Acumulo fríos vuelos en el naufragio del tiempo, en
la hora de asombrados dolores recorriendo mi cuerpo
como presagio de infantes deseos volviéndose amor.

No se agota Freud y volverse oral no resuelve mis
malestares; la curiosidad me devuelve a tus pliegues,
a tus esquinas, a tus sudores, en contenido milagro.

El ego en tus besos aún suplica realidades; no son
necesarios más motivos en la histeria de este amor
imitando los síntomas de tu alma abierta a sufrir.

Rolando del Pozo

No comments:

Post a Comment