Monday, March 20, 2006

He dejado

He dejado la clara luna recorriendo tu soledad de armonías,
aprendiendo de tus humores lo cierto en tu poblada silueta.
Tu pasión sin letras ni definiciones me busca en la anchura
de tus expuestas auroras, en rosados e inmensos mañanas.

Ser feliz importa en cualquier instante, en tus largas piernas,
en la dicha diversa de tu vientre que nos libera de la nada,
en la hora cuando nos buscan las ganas y olvidamos el ayer.
He dejado el mundo en lo profundo de nuestra vida corta.

La voz lateral y deforme de tus ganas me busca en tu pecho
inexorable, me demora en el destino inexplicable, acechado
por tu rostro que faltaba en muchos nombres y en los signos

de un círculo interminable. Me han dejado los alientos de la
luna en agonía de un amor acercado a tu tiempo de memoria,
para aprender del olvido la rosa, y de tus gemidos ese otro yo.

Rolando del Pozo

No comments:

Post a Comment