Wednesday, March 22, 2006

Escucha

Escucha como ocurre el amor, se esconde en los brazos
de tu boca, galopa distancias en tu frente de espuma y su
ansiedad es la infancia de tu perdido apetito por ser alma
en la contradicción de mi piel, en la cópula de mil besos.

Es la hora de tus silencios, de mis dolores y tus vuelos,
de vivir los sosiegos en tu vientre, en el alegre asombro
de tu sed de madre. Es hora de contenerme en tu fuego,
en la embriaguez de ceñirme de tus actos de ternura y fe.

Escucha mi carne que evocas en el dolor de pertenecer,
como espejo lo inverso de tu condición de mujer refleja
albergando infinitos, acogiendo el hambre de mi pecho.

Escucha la distancia del beso, es un terrible espejismo.
Es hora del tiempo apoyándose en tu voz, en la dulzura
de tus senos, en las claves de amanecer, amándonos.


Rolando del Pozo

No comments:

Post a Comment