Monday, March 20, 2006

Duermo

Duermo en la idea que envejece en tus manos.
Respiro la historia que ha de repetirse en el manifiesto de tu raza.
Como las ganas que se multiplican en los hijos,
como el hombre que resucita en el hombre,
multiplico las pausas en un tiempo sin finales.

El tiempo es la mejor bendición
si la esperanza no se agota
y no le debes nada a la muerte,
y el cuerpo es la mejor de las prisiones
en aburrido infinito que no termina de formarse.

Rezar sobre tus senos tiene varias dimensiones:
nunca sé si mis ruegos me ayudan en el pasado o me defienden del futuro.
Duermo en las inconexas palabras del destino;
no es imposible dejar de ser humano si ignoro los segundos
y releer las cosas del mundo me llevan al comienzo de un círculo interminable.

Rolando del Pozo

No comments:

Post a Comment