Friday, March 31, 2006

Desde

Desde tu voz que saborea la pausa, la incesante
figura del sueño abarca las cifras de tus piernas,
la señal de numerosa mujer tímida y escrutable,
las formas imprecisas del firmamento en tu piel.

La vigilia del amor tejió el conocimiento en tus
días, el alfabeto de tu vientre, el venturoso hoy,
el azar de no olvidarte nunca. Eres desde el ayer
la compañera de mis labios, el color de mis ansias.

El saberte de rosas sondea la espesura del espejo
que refleja el rostro inmutable del tiempo. Eres
el más firme de los años que rehúsa lo que habita

en las figuraciones del mañana. Desde la noche
se anudan los primeros dolores, el camino final
al acto de resignarme en tu voz, a volver a nacer.

Rolando del Pozo

No comments:

Post a Comment